10 hábitos sencillos para bajar de peso

Bajar de peso no implica necesariamente grandes sacrificios o dietas súper estrictas. Muchas veces, con cambiar pequeños hábitos es suficiente. Estas son las 10 claves de nuestras nutris:

1. Elige una meta de peso saludable, que sea real y fácil de cumplir pero que no perjudique tu salud y que además, sea sostenible en el tiempo. Ahora, ¿cómo saber cuál es tu peso saludable? Si presentas un diagnóstico nutricional de sobrepeso u obesidad, deberías bajar entre el 5 y el 10 % de tu peso actual. Es decir que si pesas 80 kilogramos, tu peso saludable sería bajar 8 kg, además de disminuir las grasas y aumentar tu masa muscular. Lo importante es que te asesores con un nutricionista y dietista para definir tu peso saludable. Conoce sobre nuestras tutorías nutricionales haciendo clic aquí.

2. Cambia hábitos alimentarios tú solo, pero también con tu familia. Enumera los hábitos que quieras cambiar para cumplir tu meta, escríbelos en un lugar visible y evalúa su cumplimiento tres veces a la semana. Involucra a tu familia y amigos para que te ayuden a cumplir esa meta. En Nutralser trabajamos con herramientas de coaching nutricional que te ayudan a que esas metas sean más fáciles de alcanzar. Conoce más haciendo clic aquí.

3. Consume alimentos más naturales y evita los súper procesados. Los alimentos procesados son aquellos tratados industrialmente para agregarles aditivos que ayudan a conservarlos y darles sabor; por ejemplo, las sopas instantáneas, las gaseosas o las carnes frías. Son productos con altos contenidos de azúcar y jarabe de maíz, bajos en nutrientes y fibra y con altos contenidos de grasas trans. El aumento del consumo de estos alimentos puede ocasionar sobrepeso, obesidad y enfermedades cardiovasculares. Te recomendamos  elegir alimentos más naturales como frutas, verduras, cereales, plátanos y tubérculos: avena, arroz, papa, grasas como aguacate, maní, aceites de girasol, oliva y carnes con bajo contenido de grasas con las que puede hacer nuggets y hamburguesas.

4. Consume entre 2 y 3 frutas diarias y dos porciones de verduras. El consumo de estos alimentos contribuye a disminuir y mantener un peso saludable, por su aporte bajo en calorías y grasas y por su alto contenido de fibra que da la sensación de llenura. Es mejor consumir la fruta entera que en jugo por su contenido de fibra.

5. Planea snacks saludables. Te recomendamos planear tu snack para media mañana y media tarde  y evitar consumir los alimentos de la máquina de la empresa, que son más altos en calorías y menos nutritivos. Te damos opciones de refrigerios de entre 100 y 150 calorías: 1 taza de zanahoria en juliana (45 kcal) + yogur  griego (60 kcal); otra opción: tostada de arroz de dos unidades (50 kcal) + Mantequilla de maní ½ cucharada (40 kcal) + ½ manzana picada ( 30 kcal). En nuestras tutorías personalizadas te enseñamos estos y muchos otros snacks saludables. Para más información, haz clic aquí. 

6. Aumenta el consumo de agua y evita las gaseosas y bebidas azucaradas. El agua es muy importante porque hidrata nuestro cuerpo y ayudar a eliminar desechos por el riñón. Si la consumes antes de las comidas principales ofrece sensación de saciedad, además no aporta calorías, su consumo debe ser entre 6 y 8 vasos grandes al día. En comparación, las bebidas azucaradas no quitan la sed por su dulce, no hidratan, tienen alto aporte calorías y aditivos

7. Elige cuidadosamente el tipo de cocción. Consume alimentos horneados y evita los fritos como empanadas, buñuelos y productos hojaldrados. Estos alimentos aumentan el aporte calórico y contienen grasa saturadas perjudiciales para nuestro corazón y sistema vascular. Para consumir los productos deliciosos y apetitosos la mejor opción es el horno, otra opción son los salteados y asados.

8. Ejercítate. Lo fundamental es encontrar una actividad física que disfrutes y te motive, desde ir al gimnasio hasta correr con el perro. Bailar, nadar y saltar lazo son otras buenas opciones.

9. Cambia paulatinamente. No lo tienes que hacer todo de una, puedes empezar por cambiar dos hábitos alimentarios a la semana, como aumentar el consumo de frutas y dejar las gaseosas. A la semana siguiente agregas otros dos hábitos hasta que tu cuerpo y mente se acostumbre. 

10. Disfruta de tus logros. Aprende a conocer tu cuerpo y amarlo y siente cómo la buena alimentación cambia tu vida.

via GIPHY

Deja un comentario