¿Comer harina por la noche engorda?

Uno de los mitos sobre nutrición que más escucha una de los pacientes -y de las tías y de las señoras de las peluquerías- es que comer carbohidratos por la noche es malo para el cuerpo y engorda. Nada más alejado de la realidad.

Los carbohidratos son biomoléculas formadas por carbono, hidrógeno y oxígeno, que se encargan de proporcionar energía a los seres vivos. Los grupos alimenticios que contienen carbohidratos son los cereales, plátanos y tubérculos: ahí están el pan, las galletas, el arroz, la papa, la yuca, el plátano, entre otros.

Esos alimentos no solo nos dan energía para estar brincando felices por el mundo: también son la principal fuente de energía para el cerebro. Y si bien es cierto que en la noche no se gastan demasiadas calorías, nuestro cuerpo sí las necesita para regenerar los tejidos y los músculos y para hacer el proceso de reparación celular.

Así pues, en la noche la comida tiene que ser más ligera, pero también debe contener los tres grupos de alimentos fundamentales: un carbohidrato (una porción de arroz, por ejemplo), la proteína (puede ser huevo, queso o carne) y verduras.

La próxima vez que le digan que comer pan por la noche engorda, responda que todo engorda si se come en exceso. En cambio, si consume un  carbohidrato pequeño un par de horas antes de dormir, su cerebro se lo agradecerá.

Si quiere conocer más sobre nuestros programas de tutorías nutricionales, haga clic aquí

Deja un comentario