¡Triqui, triqui halloween! ¿cuántos dulces para mí?

Se acerca el día que los niños esperan todo el año para disfrazarse e imitar sus personajes favoritos y recrear sus fantasías, pero de igual forma es el día que también esperan para comer muchos dulces sin ninguna medida, duces de diferentes tamaños, sabores y colores, pero con un alto y peligroso contenido de azúcares, que al final es contraproducente para la salud.

Entonces seguramente te preguntarás ¿Qué tan dañinos pueden ser los dulces para los niños? Pues bien, debemos cambiar la idea de que los niños por ser niños pueden consumir la cantidad de dulces que deseen como si esto fuera inherente a la infancia, más bien, nosotros como adultos debemos ser conscientes del daño que les ocasionamos cuando promovemos en ellos el consumo de productos con un alto contenido de azucares nocivos que derivan en problemas de salud.

Hay padres que no permiten a sus hijos ni siquiera comer un dulce, hay otros que permiten uno al día o uno a la semana, y otros que son muy permisivos con la ingesta de estos pues piensan que son necesarios para darles energía.  

Comencemos entonces por definir qué es el azúcar. El azúcar es un carbohidrato simple que nuestro cuerpo no necesita pues no contiene otros nutrientes como grasas, proteínas y micronutrientes, y los carbohidratos presentes en ella los podemos obtener de otros alimentos que sí contengan más nutrientes y que además no tengan un efecto nocivo para la salud. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo máximo de azúcares añadidos no supere el 5% del valor calórico total, sin embargo, en niños menores de 2 años la recomendación es no ofrecer estos, es decir, 0% de azúcares añadidos al día. ¿Por qué esta recomendación de la OMS? Porque un consumo excesivo de azúcares está directamente relacionado con sobrepeso y enfermedades como la obesidad, la diabetes, caries, desequilibrio de la microbiota (aumentando el porcentaje de bacterias patógenas y dejando nuestro sistema inmunológico debilitado), déficit de atención, alteraciones de la conducta y enfermedades cardiovasculares.

Como azúcares añadidos podemos encontrar los siguientes nombres: sacarosa, jarabe de maíz, mil de caña, miel de maíz, dextrosa, concentrado de jugo de fruta, melaza, miel, azúcar invertido, maltosa, maltodextrina, zumo de agave, azúcar morena, azúcar glas, jugo de caña, sirope de goma, isoglucosa, isomaltosa, malta, edulcorante de malta, arce, azúcar de arroz, jarabe de arroz, sorgo, trehalosa, azúcar turbinado.

Esta lista te servirá para identificar los diferentes nombres que utiliza la industria de alimentos para endulzar los alimentos y bebidas y puedas escoger lo que le permitirás consumir a tus hijos para no superar la recomendación dada por la OMS.

La recomendación de las Guías Alimentarias Basadas en Alimentos Para la Población Colombiana es que en niños sanos y en condiciones normales, entre los 2 y 5 años el consumo de azúcares y dulces no sea superior a una porción al día, para niños entre 6 y 9 años dos porciones al día, y a partir de los 10 años máximo 3 porciones al día. En el caso del azúcar la porción es de 2 cucharadas soperas colmadas (23 gr), la porción de miel de abejas es 1 cucharada sopera (21 gr), y la porción de panela es 1 trozo pequeño (29 gr).

A continuación, te presentamos una tabla con los tamaños de las porciones de los dulces y postres

Ahora, una cosa es el azúcar añadido, y otra es el azúcar intrínseco de los alimentos como frutas y verduras y que en niños sanos no hay que restringirlos sino por el contrario, es necesario promover su consumo ya que no solo contienen fructosa, sino también fibra, micronutrientes y antioxidantes.

Te recomendamos en estas fiestas de los niños, moderar el dulces, para prevenir síntomas asociado a un alto consumo de golosinas, lo cual puede ocasionar  diarrea osmótica, la cual consiste en una alteración gastrointestinal producida por una ingesta elevada de azúcares que casi no se absorben, estos azúcares atrapan agua en la luz intestinal sobrepasando la capacidad de absorción del colon, lo que provoca la diarrea, y se caracteriza por gran pérdida de líquidos y de electrolitos lo cual podría llevar a la deshidratación, y por lo general va acompañada de dolor abdominal y flatulencia.

Y por último, nuestra recomendación es que hagas lo posible por evitar ofrecerles a los niños alimentos con azúcar añadido durante el mayor tiempo posible y que optes por opciones saludables como es el caso de los dátiles, el banano, la manzana, las ciruelas pasas, etc., con esto puedes hacer cualquier receta y lo más importante le estarás enseñando a tus hijos a comer de manera saludable.

Nutralser te acompaña en la creación de hábitos alimentarios en familia para fortalecer una sana y saludable relación con los alimentos en los pequeños de nuestra casa. Sin miedos ni excesos, pero si con una consiente alimentación familiar.

Deja un comentario